1. La Red del Camino no tiene agenda propia. La meta de la Red es la iglesia local como agente de transformación. Esto implica que la Red del Camino no tiene agenda propia sino la que las iglesias locales propongan a partir de sus propios contextos de fe. La Red no busca promoverse a sí misma. Desde esta perspectiva, la Red buscará cierto grado de invisibilidad, acompañando procesos de conexiones, de amistad. Facilitando el quehacer de cada iglesia local, de modo que se encarne en la sociedad en la cual se encuentra. Desde esta perspectiva, la red promueve la articulación de los diferentes dones que la componen. Nos servimos unos a otros con nuestras capacidades y ministerios. En consecuencia, el anhelo de este movimiento, es que la Iglesia sea Iglesia, al estilo de Cristo y conforme a los valores de su Reinado. Debemos procurar que todos los medios disponibles para promover el quehacer de la Red, incluyendo su página web, solo busque promover poner al alcance de otros, el testimonio de lo que las iglesias locales participantes están haciendo en las comunidades donde sirven.
  2. La Red del  Camino como mutua pastoral que promueva una espiritualidad al estilo de Cristo. La Red es un movimiento de amigo en pro de la Misión Integral de la Iglesia de Cristo. Si no existe una relación de mutua pastoral entre nosotros, todo otro quehacer carecerá de sentido. Nuestra misión se nutre de nuestra pastoral. Debemos tomar conciencia cada uno de nosotros que la visión que estamos desarrollando, por lo general nos pone en una situación de aislamiento y soledad, especialmente porque en la actualidad los valores que proponemos, muchas veces son resistidos por la gran mayoría de iglesias. Debemos estar disponibles a dedicarnos tiempo los unos a los otros para pastorearnos.
  3. Los recursos de la Red del Camino. Nosotros y nuestros dones son el principal recurso, que la Gracia de Dios puede usar para avance del Reinado de Dios. En el pasado, la Red del Camino ha generado expectativas equivocadas en muchos de los que se acercan a ella, porque muchos han pensado en la Red como una oportunidad para obtener recursos para sus proyectos. Entendiendo que el Concepto de Misión Integral no se remite a simplemente tener algunos proyectos sociales en la iglesia, entonces, todo nuestro quehacer misional parte desde lo poco que tenemos: Nuestros “cinco panes y dos peces” que ponemos al servicio del Reinado de Cristo. Por lo tanto la Red del Camino no tiene recursos económicos propios. Su principal recurso son sus conexiones. Lo que la Red hace es conectar con otros en otras partes del mundo, comunicando los que las iglesias están haciendo, para ver la forma de colaborarse mutuamente.